Letras e Historia

Letras e Historia

CÁDIZ Y SAN FERNANDO EN EL DEVENIR HISTÓRICO

por Quintín Dobarganes Merodio.

El cantón gaditano

Otro de los hechos en el que San Fernando y Cádiz participaron estrechamente fue el de la represión del proyectado Cantón gaditano, acaudillado por Fermín Salvochea y el brigadier Eguía, del que en 1793 se cumplió el primer centenario.

Las baterías instaladas en San Carlos; los buques y medios de acción del Arsenal; los batallones de Infantería de Marina y otras circunstancias hicieron posible la entrada en Cádiz de la columna del general Rivera, y poco después, la del general del Ejército de operaciones de Andalucía, Manuel Pavía. Así terminó aquella romántica aventura de los incansables luchadores por la libertad.

EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE SAN FERNANDO

(Fragmento extraído del libro Guía histórica artística de San Fernando)

José Luís López Garrido

A partir de 1820 y durante prácticamente casi todo el siglo XIX, la bahía gaditana va a ser protagonista de la historia nacional; pronunciamiento de Riego, sublevación de Topete. Primera  República y cantonalismo.,, San Fernando conoce en el primer tercio de tercio de  siglo su momento álgido de politización, no en vano los intentos de reinstaurar la Constitución de 1812 buscaron enlazar en nuestra ciudad con el sustrato liberal que permanecía aún latente entre aquel colectivo humano que la había hecho posible. Pero llegada la hora de defender el sistema constitucional reinstaurado, las condiciones y los resultados fueron diametralmente opuestos a los de 1810: la entrada en la Península de un nuevo ejército francés. los Cien Mil Hijos de San Luis, y el asedio a que se vio sometida la Isla de León, aparentaba repetir en 1823 la situación vivida- en la década anterior. Sin embargo, no era así, el monarca se encontraba retenido por sus propios súbditos y esta vez los franceses acudían en auxilio de Fernando VII, además éstos contaban con mayor experiencia y cobertura naval frente a- la falta de cohesión v potencial militar de los defensores.

Las consecuencias de la resistencia ofrecida. Por la Isla de León tuvo resultados desastrosos para la ciudad; los franceses permanecieron en día cinco años extorsionando las arcas municipales v cortando cualquier brote de ideología liberal. Hasta mediados de siglo no se- consigue estabilizar la vida ciudadana, con una población en torno a los 1O.OOO habitantes, en su mayoría sensibles al estado de la Armada (estamento social predominante y fuente de ingresos en lo económico, reparan su actividad entre los trabajos del Arsenal, la agricultura (viñas, huertas y tierras de labor) y la industria salinera. Hacia 1847 se inicia una necesaria política de construcción de viviendas, se reorganiza la administración municipal y, por su parte, en el sector naval, en 1850 se reemprenden las obras de la Iglesia de la Purísima Concepción con la intención de que fuera Panteón de Marinos Ilustres.

Pocos años más tarde, con el destronamiento de Isabel II y la aparición del cantonalismo. San Fernando vuelve a convertirse en protagonista de la historia española. La proclamación de la Primera República supuso el reinicio de las Guerras Carlistas y el triunfo de las ideas cantonales, los alcaldes republicanos con que contó la Isla de León, Morante y Mota, favorecieron ésta; últimas al extremo de llegar al enfrentamiento armado con las tropas nacionales ante la decisión de Cádiz y San Fernando de proclamarse como cantones independientes.

 

Gobierno provisional, Reinado de Amadeo I, Primera República y Regencia de Mª Cristina (1868-1902)

La Constitución muy progresista de 1869, fue sustituida por otra de claro corte federal. A pesar de las buenas intenciones de los gobernantes, sobre todo de Castelar, el advenimiento de la República fue visto con reticencias en el extranjero, mientras que en el interior, el nuevo régimen político se veía sobrepasado por el recrudecimiento de la guerra de Cuba, agravada por el apresamiento del vapor norteamericano Virginius con armas para los insurrectos por la corbeta Tornado, lo cual estuvo a punto de originar una confrontación abierta con los Estados Unidos (28 de octubre de 1873).

En julio del mismo año, había estallado la insurrección cantonal en el sur y levante de la Península; su incidencia afectó principalmente a las capitales departamentales de Cartagena y San Fernando (Cádiz). Los buques de la escuadra surtos en la bahía de Cádiz sofocaron la de San Fernando, pero la del Mediterráneo basada en Cartagena (cuatro fragatas blindadas y otras unidades menores) hizo causa común con el cantón murciano y la guerra civil se prolongó. La actuación de la escuadra leal al Gobierno de Madrid, al mando sucesivamente de los almirantes Lobo Malagamba y Chicarro, y del Ejército, pusieron fin a la intentona secesionista el 12 de enero de 1874.