n San Fernando

n San Fernando, auspiciado por el Obispo de Cádiz, Don Juan de la Cuesta -nombrado en 1678-, ferviente devoto de Nuestra Señora del Monte Carmelo, la Comunidad Carmelitana construyó en los terrenos de una vieja heredad -conocida como «La casa del Diablo» por haberla ocupado asaltantes de camino- un Convento-Hospicio que sería terminado hacia 1680. Los terrenos de este Convento costaron mil ducados, según consta en escritura pública de 9 de agosto de 1680, y, curiosamente, dicho Convento habría de llamarse de San Joaquín y Santa Ana, denominación que fuera impuesta por el Duque de Arcos, dueño y señor de La Isla de aquellos tiempos.(fragmento extraído del artículo Letras e Historia de D.Quintín Dobarganes Merodio)