MOLINOS DE MAREAS

MOLINOS DE MAREAS

Los molinos de mareas, tal como su nombre indica se mueven al aprovechar la fuerza producida por la caída de agua provocada por los desniveles causados por las mareas. Por ello estos molinos, necesitan para su instalación de lugares con un trazado en el litoral con recortes, que permitan con relativa facilidad la construcción de presas, que encierren en su interior amplios embalses. El vaciado de estos embalses durante la bajamar originará una fuerte corriente de agua que moverá el rodezno del molino.

En esencia estos molinos tienen un funcionamiento similar al descrito para los molinos de agua movidos por los ríos, lo único que varia es el mecanismo motor.

El lugar de ubicación de estos molinos se elegía buscando un amplio entrante costero, que se llene con la pleamar y quede completamente libre en la bajamar. Se construía entonces un muro de mampostería que hiciese las funciones de dique, en el que se colocaba una compuerta abatible que se abre automáticamente cuando empieza a subir la marea y se cierra en cuanto empieza a bajar. De esta manera conseguimos almacenar una gran cantidad de agua, la cual evacuamos a través de las compuertas de los molinos, encauzada por unos abocinamientos hacia unas canalizaciones angostas, los saetillos, que hacen que el agua coja gran velocidad, así la hacemos incidir de forma tangencial sobre los alabes del rodezno haciéndolo girar junto con los demás mecanismos del molino, de forma similar a como ocurre en los molinos de río.

Cuando se vuelve de nuevo a la bajamar se cierran las compuertas de los molinos y se comienza de nuevo el ciclo. Como se puede observar este tipo de molinos trabaja de forma intermitente durante periodos cíclicos de seis horas coincidiendo con las mareas.

Los muros de cierre del embalse se realizan en fábrica de piedra, con una esmerada ejecución de cantería, por lo que este tipo de trabajos se solía encargar a oficiales altamente cualificados. Se hacían con la suficiente anchura para que permitieran el paso por encima de carros y caballerizas, y la longitud dependía del ancho del entrante por donde se procedía al cierre.

En el centro de este muro o en uno de los extremos, según las circunstancias topográficas del terreno y del lugar adecuado donde fuese mayor el aprovechamiento del flujo de las mareas, se construía el edificio del molino. Este solía ser de dos plantas, una situada por debajo del nivel del agua de la presa y abierta al mar a través de unos grandes arcos y protegida por un muro exterior de piedra en donde iban alojados los mecanismos de rotación de los molinos, y la otra aproximadamente al mismo nivel del agua y en la que iban ubicados los mecanismos de molienda. En algunas ocasiones había en este edificio una tercera planta que servía de vivienda para el molinero.

En la costa asturiana y mas concretamente en algunas de sus rías se construyeron molinos de mareas, en la actualidad aun se pueden ver restos de los antiguos diques. En la ría de Villaviciosa aun se conserva en bastante buen estado la infraestructura hidráulica (dique, compuerta, embalse, etc.) de uno de estos desaparecidos molinos.

http://www1.uniovi.es/asturias/ferrerias/molinos.html

Antiguo Molino de Mareas de Zaporito.

 

Edificio actualmente en ruinas que debería ser recuperado por su interés histórico.

      Molino de Rio Arillo

 

Diario de San Fernando


Cultura

Hallan varios símbolos en uno de los arcos del puente Zuazo

C.Bonet

SAN FERNANDO. Una pequeña cruz con un anillo hueco en su centro y una especie de escudo con lazos simétricos han sido descubiertos en uno de los arcos del histórico puente Zuazo.

Estos símbolos tallados en piedra han sido hallados por el artista isleño José Luis Tellado mientras realizaba la grabación de un documental sobre los monumentos más emblemáticos de la ciudad para una televisión local. Tellado encontró estos relieves sobre el arco diminuto que mira hacia las baterías de Santiago y Concepción, en dirección a Chiclana, y en la orilla más cercana a Puerto Real.

Uno de los hallazgos se trata de una cruz que se alza sobre una base poligonal y su centro la forma un anillo hueco. Su travesaño se encuentra rematado por pequeñas esferas y la base principal se compone de varios cuerpos rematados por diminutas esferas sobre sobresalto. Su estado de conservación, según asegura Tellado, es óptimo teniendo en cuenta el propio estado del puente.

También ha localizado en el lado contrario de este mismo arco una especie de escudo con lazos simétricos, cuya parte superior se asemeja a una lira que termina en sendos capullos florales. Y en la bóveda del arco central ha descubierto varias inscripciones realizadas mediante un proceso de talla muy cuidado y fino, así como una marca en forma de punto estrellado de hasta doce brazos.

De la existencia de estos símbolos no tenían constancia en el Museo ni en el Archivo Municipal. El responsable de éste último, José Luis López Garrido, opina que estos relieves pudieron haberse colocado en el puente en algunas de las reconstrucciones que se ha llevado a cabo en el mismo a lo largo de su historia.

ESTRUCTURA DE UNA SALINA

Todo esto hace que muchas fincas salineras sean abandonadas y origina un grave deterioro de la zona que se va colmatando debido a la sedimentación de lodos en suspensión así como a la cristalización salina que de forma espontánea se sigue produciendo. Salvo zonas concretas del Parque, próximas al mar, donde los flujos mareales son importantes e impiden esta colmatación, el deterioro en las zonas alejadas y sobre todo en zonas próximas a las poblaciones era muy importante.

A mediados de los años ochenta la acuicultura viene a paliar en gran medida esta situación, comienza una restauración de antiguas salinas, adaptándolas a la acuicultura, y de nuevo la lámina de agua del parque se hace patente reinvadiendo zonas que se habían convertido en un “polvero”, según el léxico local.

Este alambicado sistema que constituyen los caños, junto con las templadas temperaturas, la buena iluminación y la abundante productividad de las aguas interiores la hacen una zona ideal para la reproducción de muchas especies piscícolas, tales como: Doradas (Sparus aurata), Robalos (Dicentrachus labrax), Lisas (Múgilidos), Lenguados (Solea senegalensis), Sargos (Diplodus sargus). Además de favorecer la diversidad de otras muchas especies marinas: moluscos como almejas (Venerupis pullastra, Ruditapes decussatus, Glycimeris gaditanus, Venus verrucosa), y los que en la zona le denominan Berberecho (Cerastoderma edule), Verdigon (Cerastoderma glaucum), Coquinas de fango (Scrobicularia plana). Ostiones (Cassostrea angulata), Cañaillas (Murex brandaris), Coquinas de arena (Donax trunculus), Chirla (Chamelea gallina), Lapas (Patella vulgata), Muergos ( Ensis siliqua y ensis). Crustáceos como: La Boca de la Isla ( Uca tangeri), Camarones (Palaemon serratus), Cangrejos (Eriphia verrucosa, Carcinus maenas, Liocarcinus arcuatus). Así como una importantísima variedad de otros grupos taxonómicos entre los que cabría destacar: El Carajo de mar (Stichopus regalis), Gusanas y Miñocas ( Perinereis diversicolor), etc.El humedal que constituye el Parque Natural de la Bahia de Cádiz es una de las zonas más importante de España desde el punto de vista de la avifauna, limícolas tales como: Correlimos (calidris alba y alpina), cigüeñuelas (Himantopus himantopus), Avocetas (Recurvirostra avosseta), Ostrero (Haematopus ostralegus), Chorlito gris (Pluvialis squatarola), Chorlitejos (Charadius dubius, hiatícula y alexandrinus), Agujas (Limosa limosa y lapponica), Alcaravan (Burhinus oedicnemus), Archibebe (Triga totanus), Zarapito real (Numenius arquata), Andarrios (Actitis hypoleucos), Vuelvepiedras (Arenaria interpes). Gaviotas como: Gaviota reidora (Larus rudibundus), Gaviota Patiamarilla (Larus cachinnas), Gaviota sombria (Larus fuscus), Gaviota cabecinegra (Larus melanocephalus). Pagaza piconegra (Galochelidon nilotica), Golondrinas de mar o Charranes ( Sterna hirundo, sandvicensis y albifrons), Fumarel Común (Chlidonias niger). Ictiofagas como: Garcetas (Egretta garzetta), Garza Real (Ardea cinerea), Cormoran (Phalacrocorax carbo). Varios tipos de anátidas como: Anade Real (Anas platyrhincos), Anade Silbón (Anas penelope), Tarro Blanco (Tadorna tadorna), Negron Común (Melanitta nigra), Serreta Mediana (Mergus serrator), Polla de Agua ( Gallinula chloropus), Zampullín Chico (Tachybaptus ruficollis), Somormujo Lavanco (Podiceps cristatus). Flamencos (Phoenicopterus ruber), Espátulas (Platalea leucorodia), Aguilas Pescadoras (Pandion haliaetus), Milanos Negros (Milvus migrans). Y muchas otras aves más o menos pelágicas como: Pardela Pichoneta ( Puffinus puffinus), el Alcatraz (Sula bassana), el Paiño Común (Hydrobates pelagicus), y un sin fin de aves migratorias que aprovechan el humedal del parque Natural de la Bahia de Cádiz como zona de aprovisionamiento, descanso y paso antes sumergirse en la corrientes eólicas del Estrecho de Gibraltar. En los pinares del Parque cabe destacar la presencia de Camaleones (Chamaeleo chamaeleon), especie en peligro de extinción y en clara regresión en la zona.

La flora del Parque se corresponde con la propia de lugares hialinos: Sapina (Arthrocnemum fruticosa), El salado (Limoniastrum monopetalum), El Armajo (Salicornia perenne), las plantas propias de arenales playeros como el barron (Ammofila arenaria) Spartina maritima, Eryngium maritimum, en las salinas son típicos y muy apreciados los espárragos salineros (Asparagus officinalis). Existen en el parque un par de masas arbóreas de pinos (pinus pinea y halepensis) que merecen la pena, El pinar de la Algaida y el pinar del Coto la Isleta (declarado Paraje Natural dentro del parque) en Puerto Real y Chiclana respectivamente. Y próximo al arsenal de la Carraca en San Fernando una pradera singular de Zostera marina.

La antiquísima presencia de asentamientos humanos en la bahia de Cádiz, consecuencia del importante valor estratégico y defensivo de estas tierras, nos han legado restos fenicios y romanos entre los que cabe destacar el acueducto, hoy al descubierto a la entrada a San Fernando por la Nacional IV, así como innumerables restos de fortificaciones y edificaciones militares, se conservan los baluartes próximos al caño de Sancti-Petri, a la entrada a San Feranando, entre ambos el real Carenero a orillas del Caño de Sancti-Petri, y en la punta del Boquerón la bateria de Urrutia. Cabe destacar también el antiguo puerto situado en el Caño del Trocadero, en Puerto Real, a la entrada de Cádiz por el Puente carranza que atraviesa la Bahía. Es importante reseñar por último que el castillo de Sancti-Petri, situado en un islote frente a la abertura sur del caño del mismo nombre, se asienta sobre restos fenicios y romanos, muy probablemente sobre antiguos y sucesivos templos.

De gran tradición en la zona son los excelentes vinos de la comarca procedentes de las bodegas de Chiclana y El Puerto de Santa Maria, la tradición y costumbres gastronómicas de la zona se completa con los excelentes platos de pescados y mariscos del entorno.

Entre las fiestas locales destacan sus carnavales, ampliamente representados en todas las poblaciones de la bahía, si bien son de fama internacional los de Cádiz. En el resto de ciudades que componen el Parque destacan también sus ferias de primavera-verano.

http://www.geocities.com/Athens/9502/historia.htm

PUENTE DE UREÑA

Cuando se pensó en aglutinar a los miembros de la Armada en la zona norte de la ciudad surgió la necesidad de unir mediante canales la población todavía en proyectos con el Arsenal de la Carraca. Para la comunicación por tierra entre ambas zonas se hacia necesaria la construcción de un puente. A ello se dedicó el entonces director de las obras de la población, el Marques de Ureña.

El puente que en la actualidad ha quedado en seco, es de un solo arco rebajado "de 68 pies de cuerda o luz, por 17 de sagita". Los planos que lo configuran caen inclinados desde el vértice. El pretil que protege el camino se adorna con unos remates en sus extremos v en su parte central. Desde su construcción es conocido como Puente de Ureña, en honor a su autor, arquitecto a quien tanto debe la ciudad de San Fernando.

 

CAÑOS DE MAREA 

LAS SALINAS DE LA BAHIA DE CADIZ:

LA SAL

LA REGENERACION DE LAS MARISMAS DE RIO ARILLO

ANTROPIZACION HISTORICA DE UN ESPACIO NATURAL. LAS     SALINAS DE LA BAHIA DE CADIZ

PARQUE NATURAL PLAYAS, SALINAS Y ESTEROS