ISAAC PERAL Y CABALLERO

ISAAC PERAL Y CABALLERO

Isaac Peral y Caballero nació el 1 del mes de Junio del mes de Junio de 1851 en la casa nº 3 del callejón de Zorrilla, siendo su padre condestable de la Armada Española.

A los catorce años ingresó en el Colegio Naval, ascendiendo posteriormente a Teniente de navío,  impartió clases de Química en una Academia de la Marina, siendo en este lugar donde nació el proyecto del submarino que fue construido con posterioridad en los Astilleros de La Carraca, en San Fernando (Cádiz).

El submarino fue puesto en quilla el 1 de Enero de 1888 en la grada nº 3 del Arsenal de San Fernando, la botadura tuvo lugar el 8 de Septiembre de 1888, verificándose el 6 de Marzo de 1889 las pruebas de mar, fue tal el éxito obtenido que la fue concedido la Cruz al Mérito Naval a Isaac Peral, como también un sable de honor regalo de la Reina Regente.

El 10 de Octubre de 1890 y tras los informes de la Junta Técnica supervisora el Vicealmirante José Mª de Bereguer y Ruiz de Apocado, Ministro de Marina, ordenó unos cambios en el proyecto del submarino, condiciones que Peral no aceptó, como consecuencia de su negativa el 31 de Octubre de 1890 el Consejo Superior de la Armada ordenó la paralización de las obras y la entrega de todo el material utilizado en el Arsenal de La Carraca del Departamento Marítimo de Cádiz, siendo entonces Capitán General el Vicealmirante Florencio Montojo y Trillo, esta orden fue consecuencia de la envidia hacia Isaac Peral y su invento, esta situación hizo la vida del inventor muy dura, hasta tal extremo que  solicitó la baja en la Marina de Guerra Española.

Posteriormente enfermó de gravedad a consecuencia de una vieja herida sufrida en Filipinas, al no encontrar curación en España decidió ir a Alemania, sin encontrar tampoco allí solución a su mal, murió el 27 de Mayo de 1895 en Berlín, siendo trasladados sus restos a Cartagena, su ciudad natal, años después y enterrado en 1 de Noviembre de 1927 en un mausoleo situado en el Cementerio de ntra. Sra. de los Remedios.

En 1928 y tras la iniciativa del Contralmirante Mateo García de los Reyes fue traído el casco del submarino inventado por Peral a la Base de Submarinos de Cartagena remolcado por el "Cíclope", siendo instalado el 15 de Marzo de 1930 frente al edificio principal de esta Base.

Años más tarde, en 1965, a petición de la Corporación Municipal al Ministro de Marina, el casco fue entregado a la ciudad de Cartagena por la Marina de Guerra, siendo instalado en la entrada del Paseo Alfonso XII, frente al monumento de los Héroes de Cavite y Cuba.